Cuento zen La taza de té

Cuento zen La taza de té

La Filosofía de Desaprendizaje

Tu deber como ser humano es desarrollar tu potencial. Y el primer paso para que empieces a desarrollarlo es aprender a desaprender.

Te lo explicaré con el cuento zen La taza de té:

Un joven que deseaba aprender nuevos conocimientos y habilidades, acudió a un sabio Monje en el Tíbet, con la esperanza de que lo admitiera como alumno.

El viejo sabio le recibió amablemente y le invitó a tomar una taza de té. Puso delante del joven una taza y empezó a servir el té. Una vez la taza estaba llena, el sabio continuó vertiendo la bebida, la cual empezó a derramarse sobre la mesa. El muchacho, alarmado al ver que el monje no se inmutaba ante el derrame de té, gritó:

- ¡Maestro, maestro, deje de echar té en mi taza! ¡Pero no se da cuenta de que lo está derramando!

El Monje lo miró a los ojos y le respondió:

- Igual que la taza, tu mente está llena de opiniones y especulaciones. ¿Cómo vas a aprender si no empiezas por vaciar tu taza? Hasta que no seas capaz de vaciarla, ni yo ni nadie podremos poner más conocimiento en ella.

Y añadió:

- Hay que vaciarse para poder llenarse, una taza solo sirve cuando está vacía. No hay nada que se pueda agregar en una taza llena.


Esta es la misión de Desaprendizaje: liberarte de aquellos prejuicios y creencias limitantes que no te permiten desatar tu potencial. Que te impiden ser quién estás llamado a ser.


Porque como dijo el maestro Zen Shunryu Suzuki Roshi, “en la mente del principiante existen muchas posibilidades; en la del experto, muy pocas“.  Cuanto más llena de trastos esté tu “casa mental”, menos desearás salir ahí fuera para descubrir perspectivas diferentes. Cuanto más bonita sea tu oficina, menos necesidad tendrás de salir a pisar la calle y más atrayente será quedarte en tu Zona de Confort.

Muchas veces no se trata tanto de aprender nuevos métodos, sino de desaprender los previos. Así que más que enseñarte, en primer lugar, voy a intentar que cuestiones todo aquello que no te sirve, aquello que llevas haciendo TODA TU VIDA y que no te da los resultados que deseas. Que desaprendas, por ejemplo, tus ineficaces métodos de estudio, tu visión egoica acerca de quién y qué eres  y sobre la forma en que funciona el Universo.

Que “vacíes tu taza de té”. Porque hasta que no seas capaz de vaciar tu taza, ni tú, ni yo, ni nadie podremos poner más conocimiento en ella. Cuanto más vacíes tu taza ¡más y mejores ideas podrán entrar en ella!

YO ESTOY EN EL CAMINO, ¿ME ACOMPAÑAS?


Comentarios

  1. Esperanza Calderon dice: noviembre 20, 2015 at 3:42 pm

    Realmente este anecdota esta en lo cierto
    pues soy una de esas personas que a buscado por mucho tiempo adquirir conocimiento pero lo e echado a un lado sin porque no e encontrado ninguna soluciony no se que hacer. Muchas gracias por estas grandiosas publicaciones

  2. Jeisson Gabriel Maldonado Vega dice: enero 3, 2016 at 11:24 am

    Muchas gracias
    Por tus aportes
    Por favor síguelos brindando

  3. Saúl Arturo MEDRANO CESPEDES dice: marzo 10, 2016 at 6:02 pm

    El aprendizaje es eterno el ser humano aprende desde antes de nacer hasta la muerte Solo que tienes desear aprender. Muy buena lección el del maestro.

Responder a Jeisson Gabriel Maldonado Vega Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>